Órbita, de Miguel Serrano Larraz

Atención

Órbita

Miguel Serrano Larraz

Candaya. Barcelona, 2009.186 pags.

Reseña originalmente publicada en Quimera. Nº312. Noviembre 2009

Cuando uno termina la lectura de su primera obra del joven Miguel Serrano Larraz, de lo primero de que se extraña es del silencio con que llegó a sus manos. Parecerá extraño que un autor de tanta calidad no haya venido precedido por la recomendación de algún amigo, por un artículo, por una reseña, por los ecos típicos de popularidad que suelen acompañar a las cosas buenas. Finalmente debe aceptar que por fin ha ocurrido; lo que mantiene la esperanza del lector de nueva literatura independiente, y lo lleva a adquirir libros sin referencias, sin publicidad, sin ninguna certidumbre sobre su calidad, y que no es otra cosa que la esperanza del descubrimiento. Enfrentarse a pecho descubierto a las lecturas ignotas deja heridas en el alma; uno hasta puede dejar de creer en la literatura. Pero de vez en cuando algo ocurre y vuelve a dotar al ejercicio de sentido. Y sin duda, Miguel Serrano Larraz es el gran descubrimiento que ha dotado de sentido mis lecturas indómitas de lo que va de año.

Hay algo del prologo Manuel Vilas a Órbita con lo que no estoy de acuerdo. No creo que Serrano deba sumarse a la nómina de los escritores mutantes, aquellos que Juan Francisco Ferré identificó como protagonistas de la renovación postmoderna de la narrativa española. Sí que estoy muy de acuerdo cuando lo relaciona con la literatura de la generación anterior, de gente como Bolaño: una literatura que habla mucho de sí misma, poco afectada por los lenguajes e imaginarios imperantes en las sociedades más desarrolladas del siglo XXI, con recursos argumentales y enfoques típicos de esos autores obsesionados con la cultura de los libros, y por lo mismo, apartados de los discursos más contemporáneos. La ciencia, por ejemplo, aparece en Órbita en su versión más escolar y abstracta, desposeída de una dimensión tecnológica que “la ponga” en el mundo. Y la alta referencialidad y sus texturas veristas, se adecuan muy bien a ese mantra de los escritores de los noventa, que abogan por la apariencia real como única forma de ficción soportable. Serrano no solo parece haber asimilado a la perfección la versión más actualizada de ese programa, sino que lo dota plena vigencia cuando lo utiliza para describirnos su propio mundo. Y en el logro de ese objetivo, este autor hace más por la joven narrativa española que cualquiera que acabe confundiendo la literatura con un fenómeno trendy.

A medida que se avanza por la órbita, nos damos cuenta de que sus diferentes relatos se hayan tan conjugados que forman una unidad narrativa que va más allá del género. Ya es una constante que los mejores nuevos narradores sean poetas como Serrano, quien también ha sabido trasladar ese esfuerzo de crear estructuras originales, y de dotar al lenguaje de un ritmo allegro, que da vida a las soledades de la conciencia que se vacían para nosotros. La potencia evocadora de la nostalgia cercana, vacía de frustración, la nostalgia vital del joven escritor, exenta de añoranza, anuncia la inauguración de un pasado, el de aquellos que empiezan a tenerlo. Por la falta de consignas o proclamas generacionales, este libro amplía su espectro de acción, y ya no habla de una sola generación, sino de una edad, de una época perdida, inevitablemente relegada, la etapa de búsquedas, de idealización sentimental, y colectividad, que jamás volverá. Serrano ha sabido plasmar los ecos tristes de la España profunda y periférica que muchos vivimos como trasfondo de nuestra juventud, de la que todos huimos y, por lo mismo, siempre queda vacía de literatura, de nuevo invisible. Serrano se quedó, para poner en palabras esa huella a punto de desvanecerse. Y quizás a algunos no les parezca suficiente.

Esta entrada fue publicada el 01/02/2010 a las 6:14 pm. Se guardó como Crítica, Quimera y etiquetado como , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: