Apaches dejaban ancianos

Relato publicado originalmente en The Children´s book of American Birds. Nº8. Diciembre 2009

Atasco en la M30, circunvalación de Madrid. TÚ, hombre sin atributos, esperas al volante de tu vehículo. NOSOTROS, enormes cabezas flotantes, te torturamos como de costumbre.

(CABEZA 1)- ¿Sabes? Nosotros tenemos el gen de la delgadez. Y somos guays, sabes, super guays, estamos siempre viajando, y… waao… Tenemos el gen de la delgadez y no, no somos santos.

(CABEZA 2)- Sí, igual que en los anuncios ¡Viaje! ¡Anunciado en TV! ¡Cool! ¡Super!

(TÚ)- Pero qué envidia me dais, machos, qué envidia.

(CABEZA 2): Sí. QUÉ MALA SUERTE. Mírate. No tienes remedio, chico. Y te preguntarás como es la vida del otro lado. Del lado de LOS QUE NO COMETIMOS ERRORES, y SOMOS TODO LO QUE TÚ SOÑASTE CON SER. No piensas en otra cosa, estás obsesionado.

CABEZA 1): Nosotros aquí, flotando y triunfando, y tú preguntándote cómo de maravillosas son nuestras vidas. ¡Pregúntate mejor como es la tuya, que estás hablando con tres cabezas flotantes! (Gilipollas…)

(TÚ): ¡Oh no! yo soy muy pequeño, casi insignificante, a mí nadie me echa de menos… Nadie me mira tan fijamente como ahora estáis mirando, oh, cabezas flotantes. Madre mía, ahora mismo solo querría desaparecer…. Y luego os quejaréis, que ya os vale, con la suerte que tenéis y yo… ¡Qué mala suerte!

(CABEZA 1): Sí, eres gordo. Y entérate de una vez. VIVES EN TU COCHE. Escuchas los partes de tráfico mientras frente a tus ojos se dibuja un interminable baile de luces de freno que se apagan y se encienden, en el tortuoso regreso al final de la jornada. Te pasas tanto tiempo en el atasco que casi ni te acuerdas de cómo es tu casa. Probablemente no tengas. Puedes pensar en eso, cuando te bajes del coche y obstruyas el tubo de escape con tu chaleco reflectante reglamentario. Y cuando vuelvas a subir, que no se te olvide cerrar bien las ventanillas.

(Tú): ¡O tú, oh, dios, sois tan…! Voy a, voy… pobrecito yo… me doy tanta pena… oh, dios mío… dios mío, siento tanta envidia… Sí, hasta extremos que no podéis imaginar, y mientras, hay una vida ANUNCIADA EN TV que otros están viviendo, otros que no soy yo, mientras yo… Dios mío, que tediosamente horrible es la vida, aquí, en el atasco…

Obstrucción de las principales arterias de la ciudad, obstrucción de las principales arterias del organismo, colesterol en las calles, plomo en las venas, obstrucción del tubo de escape, somnolencia creciente, una ciudad iluminada desde el espacio, tu pie se queda flojo y deja de pisar el freno. En medio del interminable gusano de luces rojas, las tuyas se apagan. Absolutamente nadie se da cuenta. Cuando se reanuda de forma lentísima el tráfico, los otros coches bordean el vehículo con indiferencia. En las todas pantallas de la M30 aparece el siguiente aviso: SUICIDO NUDO NORTE..

(Flashforward [la película sucede en tu conciencia]: las luces del coche iluminando dos lenguas de asfalto desierto, el motor murmura al ralenti, la sombra de tu cuerpo inerte se va desvaneciendo en la cabina, hasta desaparecer entre anhídrido carbónico…)

SE INTERRUMPE LA ENSOÑACIÓN. Alguien ha abierto la portezuela, te quitan el cinturón, te arrastran del pescuezo y, ya en el asfalto, te abofetean hasta que resucitas. Cuando despiertas, los coches te están pitando, y de la puerta abierta el denso humo no para de brotar: más gente sale de los vehículos, te rodean. Alguien te aclara que si te han reanimado no es en plan happy end, sino PARA QUE MUEVAS TU PUTO COCHE. En todas las pantallas de la M30, aparece el siguiente aviso: AQUÍ NO SE LIBRA NI DIOS. Tu primer pensamiento: “palabra de M30”. Tu segundo: ¿Cuántos puntos quitarán por intentar suicidarse en la vía pública? Nosotros somos tú, tú eres nosotros, todas las cabezas flotantes son copias exactas de tu cara. Y tu cara es la propia máquina.

Esta entrada se publicó el 16/02/2010 en 11:35 am y se archivó dentro de literatura, Relatos. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: